En peligro de extinción un tercio de los peces ‘olvidados’ en el mundo

CDMX, 30 de marzo del 2021.- La deslumbrante diversidad de peces de agua dulce en el mundo, que ha sido ignorada por mucho tiempo, es fundamental para la salud, la seguridad alimentaria y el sustento de cientos de millones de personas, pero cada vez está viéndose más amenazada porque una de cada tres especies de peces está en peligro de extinción, advierte un informe publicado hoy por 16 organizaciones mundiales de conservación de la naturaleza.

El informe Peces olvidados en el mundo detalla la extraordinaria variedad de peces de agua dulce, que alcanza según los últimos hallazgos un total de 18.075 especies. Este dato representa más de la mitad de todas las especies de peces del planeta y una cuarta parte de todos los vertebrados en la Tierra. Esta riqueza es esencial para la salud de los ríos, lagos y humedales y apoya a las sociedades y economías de todo el orbe.

La pesca de agua dulce es la principal fuente de proteína para 200 millones de personas en Asia, África y América del Sur, además de proveer empleo y medios de subsistencia para 60 millones de personas. Dos grandes industrias mundiales se nutren de la existencia de poblaciones de peces de agua dulce saludables: la pesca recreativa que genera más de 100 mil millones de dólares al año, mientras que los peces de acuario son las mascotas más populares e impulsan un comercio mundial por valor de hasta 30 mil millones de dólares.

Sin embargo, la importancia de los peces de agua dulce sigue siendo infravalorada y pasada por alto; de hecho, miles de especies van rumbo a la extinción. La biodiversidad acuática disminuye al doble que la tasa de la de los océanos o bosques. De hecho, 80 especies de peces ya se han declarado extinguida” por la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, 16 de ellas solo en 2020. Mientras, las poblaciones de peces migratorios han caído un 76% desde 1970, y las poblaciones de los megapeces, un catastrófico 94%.

El informe destaca la devastadora combinación de amenazas a las que se enfrentan los ecosistemas acuáticos y los peces que viven en ellos, incluida la destrucción de hábitats, las presas hidroeléctricas en los ríos que fluyen libremente, la sobre extracción de agua para el riego y la contaminación por uso urbano, agrícola e industrial. Además, los peces de agua dulce también se enfrentan a la sobrepesca y prácticas pesqueras destructivas, la expansión de especies invasoras y los impactos del cambio climático, así como la insostenible extracción de arena y los delitos contra la fauna silvestre.

Hay una larga lista de amenazas, pero también soluciones. El año 2021 ofrece una esperanza real de que el mundo pueda cambiar el rumbo y empezar a revertir décadas de declive. El mundo debe aprovechar la oportunidad de asegurar un ambicioso acuerdo global de biodiversidad en la Conferencia de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CDB) en Kunming, China. Este acuerdo debe dar la misma atención a proteger y restaurar nuestros sistemas de agua dulce que la que otorga a los bosques y océanos.

Específicamente, este Nuevo Acuerdo por la Naturaleza y las Personas debe basarse en la transición de agua dulce descrita en la Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica 5, que se hace eco de los seis pilares del “Plan de Recuperación de Emergencia para la biodiversidad de agua dulce”, liderado por WWF: un plan integral que puede ofrecer soluciones en la escala necesaria para revertir el colapso de las poblaciones de peces de agua dulce.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *