El Único Virus Real es el Miedo

Por RODOLFO GONZÁLEZ SARRELANGUE

Especial para Quinto Poder

La persona que tiene miedo al amor por miedo al fracaso, 

es como la que se suicida por miedo a vivir.

Anónimo

Uno de los principios de los maestros de Chi Kung, disciplina curativa y arte marcial muy eficiente, propone que el miedo puede mover a la acción, siempre y cuando no se convierta en pánico, que es paralizante.

Un ejemplo típico de la diferencia entre uno y otro es observar cómo un tren avanza hacia nosotros. El miedo nos hará quitarnos del camino, pero el pánico nos paralizará y el resultado fatal será inevitable.

Hace unos días alguien me hizo llegar un mensaje cuya esencia es el título de esta colaboración: “el único virus real es el miedo”

Sin negar la amenaza real del Covid 19, coloquialmente conocido como Coronavirus, ha habido mucha desinformación, información falsa y, por supuesto, información verídica, cuyo efecto en la población provocó miedo inicialmente y situaciones de pánico en buscar abastecerse de gel, cubrebocas y llenar la despensa con alimentos.

Sin pretender abundar y agotar el tema, sólo lo menciono de paso, pues esas reacciones son habituales cuando el miedo excesivo se apodera de la razón de la gente y, de acuerdo a esa hermosa grabación, coincido en que lo más tóxico que tenemos en este momento en el planeta, es el miedo.

Sin importar la opinión de los médicos o expertos, el miedo abre la puerta de las enfermedades, no sólo de los virus que pueden contagiarnos, sino de las enfermedades que nosotros generamos y programamos.

En Chi Kung, se afirma que más del 90 por ciento de las enfermedades son autogeneradas. Una recomendación de los maestros es no regar la planta que nos hace daño (la de la enfermedad) y, por el contrario, regar la de la salud.

Cuando hay un virus se necesita un estado emocional para poder germinar dentro de la persona. La autora de la grabación que me llegó invita a pensar, discernir y recordar que aquello en que nos enfoquemos es lo que crearemos.

Desafortunadamente nos cuesta trabajo renunciar a nuestros apegos mentales y concebir otra forma de resolver nuestros problemas. Eso implica desaprender, reaprender y dejar atrás la ignorancia.

Quienes la llevan a cabo hoy y desde hace años, deben haber descubierto el poder curativo de la meditación para reforzar nuestro sistema inmune.

Además la ecchinacea, el tomillo, uña de gato y todas las fórmulas que se pueden hacer para obtener vitamina E y C nos pueden ayudar a mejorar estado de salud.

Sin embargo, el mejor antídoto para levantar el sistema inmune es la alegría, la bondad, la comunión, los proyectos, los sueños, la danza, la música y la meditación.

Sin dejar de estar informados, ayudará mucho a nuestro organismo pensar sano, dejar de contaminar nuestra mente con lo que vemos, oímos o platicamos y no crear situaciones que no queremos vivir.

Recordemos que el único virus real es el miedo. Evitemos que se convierta en pánico. Ello va a implicar modificar nuestra forma de pensar y abrirnos a nuevas formas de vivir. 

Recuerdo que un querido amigo y colega quien es fumador empedernido y durante un desayuno le sugerí una forma de dejar el hábito. Obviamente le dio curiosidad, pues no concebía que fuera fácil hacerlo.

Le sugerí en ese momento que realizara lo que en Chi Kung se llama respiración equilibradora y me vio como a un charlatán. Le pedí que hiciera lo que le pedía. Total si no funcionaba, él seguiría fumando y comprobaría que lo que practico no es cierto. 

El ejercicio consiste en lo siguiente e incluso si ustedes lo hacen, descubrirán una forma de mejorar su respiración y oxigenación corporal:

Respiración equilibradora: Con el dedo pulgar derecho (pueden empezar por el lado izquierdo también) tapen la fosa nasal derecha e inhalen profundo con la fosa izquierda; con el dedo meñique tapen la fosa izquierda y exhalen por la fosa derecha. Hacerlo tres o cuatro veces de esa forma.

Lo siguiente será repetir el ejercicio tapando la fosa izquierda con pulgar izquierdo e inhalar por la fosa derecha; con dedo meñique se tapa fosa derecha y se exhala por la fosa izquierda. Hacerlo igual tres o cuatro veces. Les recomiendo tener pañuelos desechables a la mano para sonarse.

Afortunadamente, mi amigo se sorprendió de la capacidad respiratoria que podía tener con este ejercicio. No sé si ha dejado de fumar, pero esta simple prueba no muestra todo lo que desconocemos de nuestro cuerpo y de la capacidad de curarse a sí mismo.

Si a ello le agregamos la meditación cotidiana, cuidar lo que entra a nuestra tu mente, el  proceso emocional y contagiar la alegría, tendremos la llave de la puerta del espíritu grande, del humano nuevo y del maestro que despierta en esta tierra.

La mente crea problemas que no existen. Si aprendemos a dominarla, nos podemos volver creadores de soluciones, ser más proactivos y estaremos abiertos a vivir sin temor a morir.

Les dejo esta joya del maestro Osho, misma que confirma que el único virus es el miedo:

“Lo contrario del amor es el miedo. Con el amor te expandes, con el miedo te encoges. Con el miedo te cierras, con el amor te abres. Con el miedo dudas, con el amor confías”

Abel Luna

Periodista con más de 42 años de trayectoria. Resportero, articulista, enviado, columnista y director de sitios web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: