La ópera Lady Macbeth de Mtsensk será escenificada por primera vez en México en Bellas Artes

CDMX a 14 de marzo de 2020 (Noticias México).- Concebida como un homenaje a la mujer rusa de diferentes épocas, Dmitri Shostakóvich escribió Lady Macbeth de Mtsensk como la primera parte de lo que sería una trilogía. La protagonista, Katerina, es una joven “primitiva”. La segunda parte tendría como personaje central a la mujer revolucionaria y posteriormente la mujer del futuro. No obstante, el proyecto quedó trunco.

 La Compañía Nacional de Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, en colaboración con el Festival del Centro Histórico, realizará el estreno nacional de esta obra en cuatro actos, con libreto en ruso del propio compositor y del escritor Aleksandr Preis inspirado en la novela corta homónima de Nikolái Leskov. Las funciones serán el domingo 29 de marzo a las 17:00 horas, el martes 31 a las 20:00, el jueves 2 de abril a las 20:00 y el domingo 5 a las 17:00 horas.

 Aunque la ópera fue recibida con éxito, José Stalin no la aprobó y estuvo varios años sin ser escenificada de nuevo. “Es una ópera difícil de montar, por la gran cantidad de solistas, la compleja estructura y el tema difícil de tratar”, dijo en conferencia de prensa el director de la Compañía Nacional de Ópera, Alonso Escalante.

 Marcelo Lombardero, director escénico de la obra que ha presentado en Argentina y Chile, refirió que ya deseaba hacerla en México, por ser una de las óperas más importantes del siglo XX, aunque, incluso fuera de Rusia, se representa poco.

 Lady Macbeth de Mtsensk es una ópera que aborda la opresión de la mujer, víctima del yugo patriarcal, por lo que no encuentra otra forma de liberarse de la violencia más que asesinando a su verdugo”, aseveró Lombardero, y añadió que es posible que por una mala traducción se califique a Katerina como una mujer primitiva y no como alguien que vivía en un ambiente primitivo, “subyugada, donde el dueño de la hacienda lo era de todo, incluso de las personas.

 “Es una responsabilidad grande hacer este montaje que habla de una mujer asesina en tiempos de feminicidio. No hay puestas en escena inocentes: siempre dicen algo. La única forma que encuentra Katerina para dejar de ser víctima de ese poder patriarcal es el crimen, la única salida a una existencia miserable, aunque no es justificación. Al teatro se viene a pensar, no sólo a disfrutar”, dijo el director argentino, y refirió que esta ópera ofrece grandes momentos de lucimiento vocal para los cantantes, el coro y la orquesta.

 “Es una ópera que le debe al cine su forma de narrar, casi cinematográfica, con pequeños cuadros: escenas interrumpidas por interludios. La música no es mero acompañamiento, sino que narra como si fuera música incidental, de película. El tiempo musical es perfecto”, concluyó.

 La soprano de origen ruso-alemán Evelina Dobraceva, quien interpreta por vez primera el papel protagónico, dijo que este personaje pertenece más al director escénico, aunque tendrá unos toques de ella.

 Dijo que nació en el año en el que falleció Shostakóvich, y que personas allegadas a ella conocieron al compositor y le hablaron de él como músico y persona. “Absorbí todo eso y espero poder transmitirlo al público”.

 El bajo Aleksei Tikhomirov aseguró estar feliz de interpretar nuevamente a Boris, el suegro de Katerina, pues ya lo ha hecho bajo la dirección de Lombardero en este montaje “sólido. Es como una película. Está armado maravillosamente”.

 Recordó que en Chile tuvieron problemas con los empleados del teatro donde se presentarían, por lo que la obra fue ejecutada a manera de concierto, y “gracias a la buena dirección de Marcelo, el público aplaudió de pie. Igual sucedió en Montecarlo, donde los millonarios no suelen aplaudir fuerte y, sin embargo, cuando vieron la ópera, lo hicieron”.

 El diseño de escenografía y multimedia es de Diego Siliano; el de vestuario, de Luciana Gutman; la iluminación, original, de José Luis Fiorruccio, que será adaptada por Rafael Mendoza, y el maquillaje, de Cinthia Muñoz. Andrea Faidutti dirige al Coro del Teatro de Bellas Artes. Todos, con la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, actuarán bajo la batuta de Jan Latham-Koenig.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: