Laura Rojas, la “Juanita” de Mario Delgado en San Lázaro

Al filo de la Política

Esther Arzate Elizondo

CDMX a 10 de febrero de 2020 (Maya Comunicación).- Antes de viajar a Canadá, la presidenta de la Cámara de Diputados, Laura Rojas, viaja este lunes a Chiapas, México, junto con los ocho coordinadores parlamentarios de la cámara baja, para conocer del fenómeno migrarorio y el maltrato a los migrantes por parte de autoridades mexicanas y bandas delictivas.

Si bien es cierto que la problemática de la migración no es nueva ni desconocida para nadie en nuestro país, el viaje de los diputados de la 64 legislatura atiende a que el tema se ha vuelto novedoso con la política migratoria restrictiva del presidente Donald Trump. Y en cuyo escenario la Guardia Nacional ha sido considerada el muro humano contra del flujo de centroamericanos hacia Estados Unidos.

Bajo ese panorama, el lamentable asunto de la migración y el viaje de los legisladores a Tapachula, Chiapas, deja al descubierto otro tema igualmente lamentable; el del falso empoderamiento de las mujeres de la 64 legislatura (de la Paridad de Género). Y es que la presidencia de Laura Rojas en la Mesa Directiva ha sido sólo de parapeto.

En los hechos, la diputada panista, quien perdió una primera votación en el pleno tras varios días de pugnas al interior del PAN y rechazo del resto de las fracciones parlamentarias –pues Laura Rojas nunca fue la favorita ni entre sus compañeros de bancada– esta finalmente alcanzó los votos en una segunda votación para ocupar la presidencia, pero gracias al apoyo del coordinador de Morena, Mario Delgado.

Así, el supuesto empoderamiento de la mujer en esta 64 legislatura a partir de la ocupación de la presidencia de la Mesa Directiva por parte de una mujer, es sólo una fachada, pues quien manda en la Cámara baja es Mario Delgado; diputado presidente de la Junta de Coordinación Política, quien ha cercenado todos los instrumentos de poder a la diputada presidenta, comenzando por el gasto.

El empujón de Mario Delgado fue determinante, por eso la diputada Rojas Hernández le corresponde con la sumisión; y ha aceptado sin reclamos todos los recortes al gasto de la Mesa Directiva, incluidos los viajes parlamentarios; que ella misma ha pagado con su dieta, en las salidas al extranjero que ha realizado en representación del Poder Legislativo mexicano.

En el viaje a Tapachula, Chiapas, también la diputada presidenta no tuvo voz ni voto; y va limitada en los gastos. La agenda y el presupuesto los maneja el presidente de la Jucopo, Mario Delgado, quien ha cumplido al pie de la letra el mandato presidencial de la austeridad, como si la autoridad en el Congreso fuera el presidente López Obrador y no las figuras titulares de los órganos de poder, como es la presidenta de la Mesa Directiva en turno, Laura Rojas.

Por lo anterior, esperamos que en la legislatura de la paridad de género, pronto el dicho pase al hecho, y la presidencia de la Cámara baja sea real para una diputada, y esta no sea sólo un adorno de escaparate, como sucede hoy en el caso de la diputada presidenta, Laura Rojas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: