PRD demanda a AMLO tome con seriedad la problemática económica

·        No se requiere profundizar la polarización y la división. Necesarias la coordinación de las y los mexicanos; cooperación entre entidades públicas; y certezas y claridad en la propuesta del Ejecutivo, señala

·        Se precisa de una bolsa que puede obtenerse de la reducción y/o retraso en el pago de impuestos y contribuciones; programas de diferimiento; posposición y cancelación en pago de servicios; aplazamiento de adeudos y compromisos de la ciudadanía; y cancelación o postergación de Dos Bocas, Tren Maya, Santa Lucía, subraya

·        Propone que equipo de personalidades con autoridad y respetabilidad se constituyan -junto al gobierno- en “Comité”, para establecer las bases de un “Pacto Nacional” con un programa de apoyo, y prepare las condiciones que permitan enfrentar las consecuencias que dejará la crisis económica sobre la calidad de vida de las familias en el mediano y largo plazos

El Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (GPPRD) en la Cámara de Diputados, emplazó al Ejecutivo Federal a instrumentar un “acuerdo” o “pacto” nacional con los diversos actores económicos, políticos y sociales del país, para definir una estrategia y conformar una cartera de recursos que ayuden a hacer frente a la crisis económica mundial que se avecina. Lo anterior, afirmó, para que -en lugar de caer en mayor pobreza- las familias mexicanas  puedan sostener su calidad de vida en el mediano y largo plazos.

“Los pocos o muchos recursos que se puedan acumular, deben dedicarse al problema sanitario y evitar el desmantelamiento de los factores económicos”, enfatizó Antonio Ortega Martínez, Secretario de la Comisión de Hacienda de este órgano Legislativo, quien agregó que la bolsa económica necesaria de conformar implicaría, entre otras medidas, lo que se hace en otras naciones como son: La reducción y/o retraso en el pago de impuestos y contribuciones; apoyo a los sectores productivos; programas de diferimiento; posposición y cancelación en el pago de servicios; prórroga de adeudos y compromisos de la ciudadanía; y la suspensión o postergación de proyectos innecesarios como la refinería de Dos Bocas; el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía.

El legislador federal dejó en claro que, “frente a la emergencia nacional, sería un grave error responder con más programas clientelares y populistas; y tampoco se requiere profundizar la polarización y la división entre los mexicanos; sino que, lo que se precisa es posponer lo innecesario, lo intrascendente y dedicar las fuerzas, la emoción y los recursos a lo fundamental”.

“Frente a la emergencia nacional se necesita coordinación entre los mexicanos, cooperación entre las entidades públicas, y certezas y claridad en la propuesta del gobierno”, dijo.

“No habrá dinero que alcance en el presupuesto para resolver la contingencia y las necesidades económicas, ni hay manera de eludir una decisión sobre lo que es primero, qué es segundo y qué es tercer lugar”.

Lo primero -destacó- es la contingencia sanitaria, la salud de los mexicanos; lo segundo, preservar los factores económicos para una más pronta recuperación; y, en tercer lugar, los intereses políticos, la mezquindad”, por lo que consideró forzoso que el Presidente Andrés Manuel López Obrador “entienda que los proyectos faraónicos (Dos Bocas, Tren Maya, Santa Lucía y otros), deben cancelarse o posponerse para mejores tiempos y, desde luego, para otros momentos”.

Antonio Ortega alertó asimismo sobre la posibilidad de que en los próximos días y semanas, se confirme un agravamiento de la crisis sanitaria y ello obligue, de nueva cuenta, a tomar medidas más drásticas y firmes; pero criticó que persista este contexto de falta de certeza y claridad sobre lo que se debe hacer una vez que gobiernos estatales, municipales, sector privado y público, han tomado, cada uno, decisiones propias porque la Federación (que es quien lleva la batuta), no orienta.

“El Estado y las instituciones deben asumir que, en estos momentos, la gente requiere seguridad en su salud, familia, patrimonio, y en su visión sobre lo que va a ocurrir en el futuro. Además del problema bioquímico que tiene que ver con la enfermedad, se puede generar un conflicto psicológico-social que haga a la gente sentirse sola, sin una conducción correcta, ni confianza en el gobierno, y esto sería un ingrediente que puede agravar la situación en las próximas semanas”, previno.

Ortega indicó que es urgente que, frente a una situación tan grave como la que se puede presentar en los próximos días y semanas, el Estado mexicano debe ser capaz de reaccionar, actuar con unidad, y dar certezas en su comportamiento, además de conjuntar una alianza con la ciudadanía.

Es indispensable –afirmó- que el gobierno anuncie en los próximos días, medidas que reduzcan o retrasen el pago de impuestos y contribuciones; que las administraciones estatales y municipales también ofrezcan programas de diferimiento, posposición y cancelación de pagos de servicios; mientras que la iniciativa privada puede prorrogar el pago de adeudos y compromisos de las y los ciudadanos.

Se requiere –puntualizó- una bolsa que solo se puede conjuntar si los diversos niveles de gobierno y entidades privadas contribuyen y, por lo tanto, que un equipo de financieros, de personajes con autoridad pública reconocidos y respetados, junto al gobierno, se constituyan en una especie de “Comité” que establezca las bases de un “Pacto de Estado”, un “Pacto Nacional” de las instituciones, de los ciudadanos, y ofrezcan un programa de apoyo para enfrentar las consecuencias de la crisis, al sostenimiento de la calidad de vida de la población, de las familias más necesitadas, y preparen condiciones para enfrentar las consecuencias de largo plazo que esto va a dejar.

En síntesis, concretó Antonio Ortega, lo que requerimos es que el gobierno se ponga de acuerdo para que tenga un discurso único, y defina medidas para que todas las partes sepan con certeza lo que está proponiendo y trabajar juntos en un pacto que permita a México salir lo mejor librado de la crisis propiciada por la pandemia del Covid-19 y la reducción de los precios del petróleo.

Abel Luna

Periodista con más de 42 años de trayectoria. Resportero, articulista, enviado, columnista y director de sitios web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: